Infografía: Crecer después del Zika (Opción de texto)

Todavía estamos aprendiendo sobre el virus del Zika y cómo afecta el embarazo. Esperamos encontrar respuestas que aporten información sobre el cuidado de los niños que estuvieron expuestos al virus del Zika en el vientre materno.

Los efectos del Zika en el desarrollo del cerebro

Los bebés expuestos al Zika en el vientre materno pueden nacer con una cabeza pequeña, una enfermedad llamada microcefalia. Pero una cabeza pequeña es solo la consecuencia más visible. Los investigadores están descubriendo que el Zika también puede afectar la estructura y la función del cerebro del bebé, independientemente del tamaño de la cabeza.

Un cerebro sano

Gráfico: Un cerebro sano

Microcefalia

Gráfico: Un cerebro con microcefalia

El Zika afecta las células en el cerebro en desarrollo de modo tal que el cerebro y la cabeza no alcanzan su tamaño completo.

Calcificaciones cerebrales

Gráfico: Un cerebro con calcificaciones

El calcio se acumula en los tejidos cerebrales e interfiere con la función cerebral.

Ventrículos agrandados

Gráfico: Un cerebro con ventrículos agrandados

Los ventrículos cerebrales (las cavidades dentro del cerebro) son demasiado grandes, lo que lleva a la acumulación de líquido (hidrocefalia) y a la presión que ese líquido ejerce.

Otras anomalías cerebrales asociadas con el Zika incluyen un cerebro liso, con pocos o ningún pliegue (lisencefalia), colapso del cráneo (secuencia disruptiva del cerebro fetal), un cerebro asimétrico y la ausencia de algunas estructuras cerebrales normales.

Gráfico: Silueta de una niña pequeña

Todavía no se conocen por completo las consecuencias a largo plazo de la exposición al virus del Zika en el vientre materno. Pero según lo que se sabe hasta el momento sobre la exposición a este virus y otras infecciones, los problemas podrían incluir:

  • Problemas auditivos
  • Problemas de visión
  • Problemas de equilibrio
  • Retrasos en el desarrollo y el aprendizaje
  • Problemas para tragar
  • Convulsiones
  • Rigidez y dificultad en los movimientos
  • Peso bajo al nacer
  • Problemas conductuales

Los NICHD investigan el desarrollo en todas las etapas de la vida, incluidos el desarrollo fetal y la primera infancia.

Estudiar el Zika y sus efectos nos ayudará a cuidar de los niños afectados—tanto ahora como a medida que crezcan—para que puedan desarrollar todo su potencial y llevar una vida saludable. Aprenda más sobre las investigaciones que apoya el NICHD sobre el virus del Zika en www.nichd.nih/gov/zikaresearch.

Gráfico: Logo del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Enlaces a http://www.hhs.gov

Gráfico: Logo del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD) de los NIH: Enlaces a https://www.nichd.nih.gov/Pages/index.aspx

Gráfico: Síganos en Twitter .

Gráfico: Síganos en Facebook .

Gráfico: Visítenos en Pinterest .

Gráfico: Visítenos en Flickr .

 

Volver a Crecer después del Zika infografía.

top of pageBACK TO TOP