Comunicación con mujeres embarazadas de talla grande

Icono de dos burbujas de diálogo.

El sesgo implícito contra las personas de talla grande es real

Una mujer embarazada sentada en un sofá con un proveedor de servicios de salud, hablando sobre información en una tableta.Los proveedores desean brindar cuidado de calidad con respeto, honestidad y compasión a todos sus pacientes. No obstante, la evidencia sugiere que algunos proveedores tienen un sesgo implícito contra las personas con sobrepeso u obesidad.

Este sesgo puede impedir una comunicación efectiva y perjudicar la relación entre médico y paciente.1 El sesgo puede hacer que algunos proveedores culpen a las personas por tu peso o crean que estas pacientes hacen que el proveedor pierda tu tiempo.2,3 El sesgo implícito de los proveedores también puede provocar retrasos en el diagnóstico y el tratamiento porque pueden pasar menos tiempo y desarrollar un vinculo menos cercano con las mujeres de talla grande. Las mujeres que se sienten estigmatizadas o juzgadas por sus proveedores pueden retrasar o rechazar el cuidado.4,5

Cómo identificar el sesgo de peso implícito

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que los proveedores realicen una autocomprobación del sesgo de peso implícito haciéndose las siguientes preguntas:

  • ¿Hago suposiciones sobre el carácter, la inteligencia, el éxito profesional, el estado de salud o los comportamientos del estilo de vida de una persona únicamente sobre la base del peso?
  • ¿Me siento cómodo trabajando con personas de todas las formas y tallas?
  • ¿Proporciono comentarios adecuados para alentar un cambio de comportamiento saludable?
  • ¿Me muestro sensible a las necesidades y preocupaciones de las personas de talla grande?
  • ¿Trato a la persona o solamente la afección?6

El sitio web de ACOG proporciona la autocomprobación para sesgo de peso implícito en el contenido de Inglés (Notificacion de salida).  

Tome medidas para evitar que cualquier sesgo interfiera con un cuidado respetuoso y de alta calidad. Use esta hoja de consejos como ayuda para guiar sus conversaciones con mujeres embarazadas de talla grande. Recuerde que las mujeres quieren tener un embarazo saludable; a menudo están ansiosas por saber cómo mejorar sus resultados.

Trabaje con mujeres embarazadas de talla grande para elaborar tu plan de embarazo saludable. Aliéntelas a completar el Plan de acción para el embarazo y revíselo con ellas durante las próximas visitas.

Busque más recursos para proveedores de servicios de salud y mujeres embarazadas de talla grande en nuestra página de Recursos.

Icono de un libro.

Citas

  1. Schwartz, M. B., Chambliss, H. O., Brownell, K. D., Blair, S. N., & Billington, C. (2003). Weight bias among health professionals specializing in obesity. Obesity, 11(9), 1033–1039. doi: 10.1038/oby.2003.142
  2. Puhl, R., & Brownell, K. D. (2001). Bias, discrimination, and obesity. Obesity, 9(12), 788–805. doi: 10.1038/oby.2001.108
  3. Hebl, M. R., & Xu, J. (2001). Weighing the care: Physicians’ reactions to the size of a patient. International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders: Journal of the International Association for the Study of Obesity, 25(8), 1246–1252. doi: 10.1038/sj.ijo.0801681
  4. Phelan, S. M., Burgess, D. J., Yeazel, M. W., Hellerstedt, W. L., Griffin, J. M., & van Ryn, M. (2015). Impact of weight bias and stigma on quality of care and outcomes for patients with obesity. Obesity Reviews, 16(4), 319–326. doi: 10.1111/obr.12266
  5. Gudzune, K. A., Beach, M. C., Roter, D. L., & Cooper, L. A. (2013). Physicians build less rapport with obese patients. Obesity, 21(10), 2146–2152. doi: 10.1002/oby.20384
  6. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). (2019). ACOG Committee Opinion No. 763: Ethical considerations for the care of patients with obesity. Obstetrics & Gynecology, 133(1), e90–e96. doi: 10.1097/AOG.0000000000003016
top of pageBACK TO TOP