Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Cuáles son los riesgos de la preeclampsia y la eclampsia para la madre?

Riesgos durante el embarazo

En el 75% de los casos, la preeclampsia es leve.1 Sin embargo, una mujer puede pasar de tener una preeclampsia leve a una forma grave, o una eclampsia completa incluso en unos pocos días, en especial si no se trata. Tanto la preeclampsia como la eclampsia pueden causar problemas de salud graves para la madre y el bebé.

La preeclampsia afecta la placenta, los riñones, el hígado, el cerebro y otros órganos y sistemas sanguíneos de la madre. La enfermedad puede hacer que la placenta se separe del útero (llamado desprendimiento de la placenta), provocar un parto prematuro o la pérdida del embarazo. En algunos casos, la preeclampsia puede provocar la falla de un órgano o un accidente cerebrovascular. En los casos graves, la preeclampsia puede transformarse en eclampsia y provocar convulsiones. Las convulsiones en la eclampsia hacen que la mujer pierda el conocimiento, se caiga al piso y se retuerza incontrolablemente.2 Si no se trata, esto puede provocar la muerte de la madre y/o del feto.

En el mundo desarrollado, las futuras madres rara vez mueren debido a la preeclampsia, pero este problema todavía es una causa de enfermedad y muerte importante en el mundo.3 Según la Organización Mundial de la Salud, la preeclampsia y la eclampsia causan el 14% de las muertes maternas cada año, lo que equivale a entre 50,000 y 75.000 mujeres en todo el mundo.4

Riesgos después del embarazo

En la preeclampsia sin complicaciones, la presión arterial alta y el aumento de las proteínas en la orina de la madre suelen resolverse dentro de las 6 semanas posteriores al nacimiento del bebé. Sin embargo, los estudios demostraron que las mujeres que tuvieron preeclampsia son cuatro veces más propensas a desarrollar hipertensión y dos veces más propensas a tener cardiopatías isquémicas (reducción del suministro de sangre al corazón, que puede provocar ataques cardíacos), coágulos sanguíneos en una vena y accidentes cerebrovasculares.5

Si bien es menos común, las madres que tuvieron preeclampsia durante el embarazo podrían sufrir un daño permanente en sus órganos. La preeclampsia podría provocar daño en los riñones y el hígado o acumulación de líquido en los pulmones.


  1. Sibai, B. M. (2004). Magnesium sulfate prophylaxis in preeclampsia: Lessons learned from recent trials. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 190, 1520–1526. [arriba]
  2. Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS por sus siglas en inglés) (2012). Seizures and Epilepsy: Hope Through Research. Obtenido el 11 de julio de 2012 de http://www.ninds.nih.gov/disorders/epilepsy/detail_epilepsy.htm#196843109 en el contenido de Inglés [arriba]
  3. Fundación de la Preeclampsia. (2012). FAQs. Obtenido el 10 de julio de 2012 dehttp://www.preeclampsia.org/health-information/faqs en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  4. Lim, K.-H., & Ramus, R. M. (2011). Preeclampsia. Obtenido el 31 de julio de 2012 de http://emedicine.medscape.com/article/1476919-overview en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  5. Bellamy, L., Casas, J. P., Hingorani, A. D., et al. (2007). Pre-eclampsia and risk of cardiovascular disease and cancer in later life: Systematic review and meta-analysis. British Medical Journal, 335, 974. [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM