Skip Navigation
  Print Page

Después de la diabetes del embarazo, una dieta saludable está ligada a un menor riesgo de diabetes tipo 2

Skip sharing on social media links
Share this:

Un estudio patrocinado por los NIH es el primero en demostrar un menor riesgo sólo a través de la modificación dietética

Martes, 9 de octubre de 2012

Un estudio respaldado por los Institutos Nacionales de Salud ha encontrado que, al seguir una dieta saludable en los años después del embarazo, las mujeres que desarrollan diabetes durante el embarazo pueden, en gran medida, reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Anteriormente se desconocía cuánto podría reducirse el riesgo de diabetes tipo 2 en estas mujeres a través de la adhesión a una dieta saludable.

En aproximadamente el 5 por ciento de los embarazos en Estados Unidos, las mujeres que no tienen diabetes antes de quedar embarazadas desarrollan altos niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo. Esta condición, llamada diabetes gestacional, aumenta el riesgo de una mujer de desarrollar diabetes tipo 2 hasta siete veces más, más adelante en la vida, en comparación con las mujeres embarazadas que no tienen diabetes gestacional. Poco se sabe sobre el papel que los factores de estilo de vida saludables pueden tener en la prevención de la progresión de la diabetes gestacional a la diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

El estudio encontró que las mayores reducciones en el riesgo de contraer diabetes tipo 2 fueron para las mujeres que siguieron una dieta rica en granos enteros, frutas frescas, verduras y legumbres, y que incluyó carne de aves de corral, mariscos y frutos secos, a la vez que limitaron la ingesta de carnes rojas y procesadas. Aquellas que siguieron este tipo de dieta en los años después de haber tenido diabetes gestacional, redujeron de manera consistente su riesgo a la mitad con respecto a las mujeres que no lo hicieron.

“Nuestros hallazgos indican que las mujeres con diabetes gestacional no están necesariamente predestinadas a desarrollar diabetes tipo 2”, dijo la autora principal del estudio, Cuilin Zhang, M.D., Ph.D., del Departamento de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD), el Instituto de los NIH donde gran parte del análisis se realizó. “Parece que ellas pueden tener un cierto grado de control. Siguiendo una dieta saludable pueden reducir en gran medida sus probabilidades de desarrollar diabetes más adelante en la vida”.

Además del aporte por parte de la Dra. Zhang al estudio, apoyo financiero fue proporcionado por el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón de los NIH (Subvención DK058845 y P30 DK046200-18) y por el Instituto Nacional del Cáncer (Subvención CA58305).

La Dra. Zhang lideró al equipo multidisciplinario que realizó el estudio, incluyendo a la primera autora Deirdre K. Tobias, Sc.D. y a sus colegas Frank B. Hu, M.D., Ph.D., Jorge Chavarro, M.D., Sc.D., Bernard Rosner, Ph.D. y Dariush Mozaffarian, M.D., D.P.H. de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston. Los Doctores Hu, Chavarro, Rosner y Mozaffarian además están asociados con el Hospital Brigham y de Mujeres y con la Facultad de Medicina de Harvard.

El estudio aparece en línea en Archives of Internal Medicine.

El cuerpo utiliza la insulina producida en el páncreas para trasladar la glucosa del azúcar de la sangre a las células. En las personas con diabetes, las células no responden adecuadamente a la insulina y, si no son tratadas, el azúcar en la sangre alcanza altos niveles. Las complicaciones de la diabetes incluyen enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales, ceguera y amputación.

Las investigaciones han demostrado que, entre la población en general, una dieta sana puede reducir el riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2. La Dra. Zhang y sus colegas han demostrado que, antes de concebir, las mujeres que siguen una dieta baja en colesterol y grasa animal, baja en bebidas azucaradas, pero alta en fibra, y que además son físicamente activas, tienen un menor riesgo de contraer diabetes gestacional.

Este estudio incluyó a 4.413 mujeres que desarrollaron diabetes gestacional entre 1991 y 2001. Las mujeres participaban en un estudio a largo plazo de enfermeras llamado Estudio de Salud de las Enfermeras II. Como parte del estudio en curso, las enfermeras completaron cuestionarios cada año sobre su estilo de vida y salud. Completaron un cuestionario cada cuatro años sobre el consumo de varios alimentos comunes durante el año anterior.

Los investigadores clasificaron las respuestas de las mujeres teniendo en cuenta cuán estrechamente se adhirieron a tres dietas ampliamente estudiadas: la Dieta Mediterránea, los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión―o la dieta DASH, y el Índice de Alimentación Saludable, que no es sino una medida de cuán cerca un individuo sigue las pautas de alimentación saludables desarrolladas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Las tres dietas promoción el consumo de frutas, verduras, frutos secos, legumbres y granos enteros.

De las mujeres que participaron en el estudio, y al cabo de un tiempo, 491 desarrollaron diabetes Tipo 2. Los investigadores descubrieron que las mujeres que más estrechamente se adhirieron a estas dietas (el 25 por ciento superior) redujeron su riesgo de padecer diabetes de tipo 2 considerablemente, en comparación con el grupo menos acatador (el 25 por ciento más bajo):

  • Dieta mediterránea (40 por ciento menor riesgo)
  • Dieta Dash (46 por ciento menor riesgo)
  • Índice de Alimentación Saludable (57 por ciento menor riesgo)

En promedio, estas mujeres desarrollaron diabetes tipo 2 a los 14 años después de haber experimentado la diabetes gestacional.
“Nuestros descubrimientos sugieren que llegar a las mujeres que han tenido diabetes gestacional con respecto a la importancia de una dieta saludable puede reducir considerablemente la tasa global de la diabetes tipo 2”, dijo la Dra. Tobias.

No obstante, algunas mujeres en el estudio que sí siguieron una dieta sana, desarrollaron la diabetes tipo 2. La Doctora Zhang dijo que su equipo está evaluando otros factores como los genes y los niveles de actividad física y la interacción entre tales genes, así como factores dietéticos y de estilo de vida, que pueden afectar el riesgo de diabetes de la mujer, en un amplio estudio en curso de mujeres estadounidenses y danesas (Estudio de la Diabetes y la Salud de la Mujer, http://www.dwhstudy.orgExternal Web Site Policy) apoyado por el NICHD.

###

Acerca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD): El NICHD patrocina investigaciones sobre el desarrollo, anterior y posterior al nacimiento; salud materna, infantil y familiar; asuntos de reproducción biológica y demográficos; y la rehabilitación médica. Para más información, visite el sitio web del Instituto: http://www.nichd.nih.gov/.

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): Los NIH, conforman la agencia médica de investigación nacional que incluye 27 Institutos y Centros, siendo un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EEUU. Los NIH conforman la principal agencia federal que realiza y apoya la investigación básica, clínica, y la investigación médica aplicada; e investiga las causas, los tratamientos, y las curaciones para enfermedades comunes y raras. Para más información sobre NIH y sus programas, visite: http://www.nih.gov.

Last Updated Date: 10/09/2012
Last Reviewed Date: 10/09/2012

Contact Information

NIH News
NICHD Press Office
301-496-5133
Vision National Institutes of Health Home BOND National Institues of Health Home Home Storz Lab: Section on Environmental Gene Regulation Home Machner Lab: Unit on Microbial Pathogenesis Home Division of Intramural Population Health Research Home Bonifacino Lab: Section on Intracellular Protein Trafficking Home Lilly Lab: Section on Gamete Development Home Lippincott-Schwartz Lab: Section on Organelle Biology