Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Qué tratamientos hay para la vulvodinia?

Las pacientes podrían tener diversas opciones de tratamiento como por ejemplo:1

  • Medicamentos de uso tópico, como ungüento de lidocaína (un anestésico local) o cremas hormonales
  • Tratamientos farmacológicos como analgésicos, antidepresivos o anticonvulsivos
  • Terapia de biorretroalimentación para ayudar a disminuir la sensación de dolor
  • Fisioterapia para fortalecer los músculos del piso pélvico
  • Inyecciones de esteroides o anestésicos.
  • Cirugía para extirpar la piel y los tejidos afectados en la vulvodinia localizada
  • Cambios en la dieta (por ejemplo, algunos médicos pueden sugerir una dieta con bajo contenido de oxalatos, que pueden formar cristales en el organismo si los riñones no los filtran)
  • Terapias complementarias o alternativas (incluidos relajación, masajes, homeopatía y acupuntura)

Tipos de tratamiento para la vulvodinia

Cambios en el estilo de vida y terapia

Tratar con cuidado la vulva puede ayudar a aliviar el dolor:2,3

  • Vista ropa interior 100% de algodón (no utilice ropa interior por la noche).
  • Evite la ropa interior y las pantimedias ajustadas.
  • Evite las duchas vaginales.
  • Utilice jabones suaves para bañarse y lave la vulva solamente con agua.
  • No utilice toallitas de limpieza o desodorantes vaginales, ni tome baños de burbujas.
  • No utilice tampones o toallas higiénicas con desodorante.
  • Utilice lubricantes durante las relaciones sexuales.
  • Colóquese bolsas de gel frío en la vulva para reducir el dolor y la picazón.
  • Evite hacer ejercicios que ejerzan presión directamente sobre la vulva, como andar en bicicleta.

El dolor vulvar puede tener un componente emocional o psicológico, por lo que algunas mujeres se benefician al recibir apoyo psicológico, terapia sexual o ambos. La derivación a terapia no significa que el dolor esté "solo en su mente". La terapia sexual puede brindar información y educación a individuos y parejas. El tratamiento psicológico puede brindarle técnicas de relajación o técnicas para enfrentar el dolor. También puede ser una oportunidad para explorar otras cuestiones que podrían estar relacionadas con el dolor.4 En un ensayo clínico controlado y aleatorizado se determinó que las mujeres que recibían una terapia cognitivo-conductual  informaron experimentar una reducción del 30% del dolor vulvar durante las relaciones sexuales.5

La fisioterapia y la biorretroalimentación también pueden ayudar a las mujeres con vulvodinia.6 La fisioterapia para la vulvodinia puede incluir ejercicios, educación o  terapias manuales como masajes, movilización articular o movilización de tejidos blandos. Otros métodos de fisioterapia incluyen ultrasonido, estimulación eléctrica o técnicas de biorretroalimentación.

Los tratamientos alternativos o complementarios como el yoga7 y la acupuntura8 pueden ser útiles para manejar el dolor de la vulvodinia, pero hay escasa evidencia sobre la efectividad de estos enfoques.

A algunas pacientes les resulta efectivo llevar una dieta con bajo contenido de oxalatos, junto con la ingesta de suplementos de citrato de calcio, si bien la evidencia que sustenta este enfoque es también escasa.9 Los alimentos ricos en oxalatos incluyen verduras, frutos secos, té, chocolate y productos a base de soja.10 Los alimentos ricos en oxalatos pueden producir orina irritante, que contribuye al dolor vulvar.11

Tratamiento médico

Se ha sugerido el uso de antidepresivos, corticosteroides y analgésicos de uso tópico para el tratamiento de la vulvodinia. Sin embargo, los resultados de los estudios de investigación clínica no han sustentado el uso de estos tratamientos. Por ejemplo, investigaciones financiadas por el NICHD determinaron que la amitriptilina (un antidepresivo tricíclico) con o sin triamcinolona de uso tópico (un corticosteroide que se utiliza para tratar problemas de la piel) no era más efectiva que los enfoques de autocontrol (que incluyen capacitación, terapia cognitivo-conductual, sexual y física) para controlar el dolor vulvar, si bien la cantidad de personas que participaron en el estudio fue pequeña.12Otros investigadores apoyados por el NICHD realizaron un ensayo controlado y aleatorizado y determinaron que la desipramina por vía oral (un antidepresivo tricíclico) y la lidocaína de uso tópico (un anestésico), solos o combinados, no tenían mejores efectos que los placebos para ayudar a las mujeres con vulvodinia.13

En un ensayo controlado y aleatorizado, investigadores patrocinados por el NICHD evalúan el uso de la gabapentina, un medicamento que ayuda a controlar los ataques epilépticos, en mujeres con vestibulodinia provocada (o síndrome de vestibulitis vulvar).14 Los hallazgos también podrían arrojar luz sobre el tratamiento de otros síndromes de dolor crónico.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía podría ser una opción de tratamiento para mujeres con dolor vulvar intenso debido a vestibulitis vulvar que no logran aliviarse con otras opciones.15 La vestibulectomía extirpa el tejido doloroso de la zona vestíbular y podría ayudar a aliviar el dolor y a que la mujer se sienta más cómoda durante las relaciones sexuales. Sin embargo, la cirugía se suele considerar como último recurso y no se recomienda a mujeres con vulvodinia generalizada.16


  1. Haefner, H. K., Collins, M. E., Davis, G. D., Edwards, L., Foster, D. C., Hartmann, E. H., et al. (2005). The vulvodynia guideline. Journal of Lower Genital Tract Disease, 9, 40-51. [arriba]
  2. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (2011). Vulvodynia. Frequently Asked Questions (FAQ 127). Washington, DC: Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. [arriba]
  3. Haefner, H. K., Collins, M. E., Davis, G. D., Edwards, L., Foster, D. C., Hartmann, E. H., et al. (2005). The vulvodynia guideline. Journal of Lower Genital Tract Disease, 9, 40-51. [arriba]
  4. Haefner, H. K., Collins, M. E., Davis, G. D., Edwards, L., Foster, D. C., Hartmann, E. H., et al. (2005). The vulvodynia guideline. Journal of Lower Genital Tract Disease, 9, 40-51. [arriba]
  5. Bergeron, S., Binik, Y. M., Khalifé, S., Pagidas, K., Glazer, H. I., Meana, M., & Amsel, R. (2001). A randomized comparison of group cognitive-behavioral therapy, surface electromyographic biofeedback, and vestibulectomy in the treatment of dyspareunia resulting from vulvar vestibulitis. Pain, 91, 297-306. [arriba]
  6. Reed, B.D. (2006). Vulvodynia: Diagnosis and management. American Family Physician, 73, 1231-1238. [arriba]
  7. Ripoll, E., & Mahowald, D. (2002). Hatha yoga therapy management of urologic disorders. World Journal of Urology, 20, 306-309. [arriba]
  8. Curran, S., Brotto, L. A., Fisher, H., Knudson, G., & Cohen, T. (2010). The ACTIV study: Acupuncture treatment in provoked vestibulodynia. Journal of Sexual Medicine, 7, 981-995. [arriba]
  9. Reed, B.D. (2006). Vulvodynia: Diagnosis and management. American Family Physician, 73, 1231-1238. [arriba]
  10. Clínica Mayo. Kidney stones: Prevention. Obtenido el 30 de marzo de 2012 de  http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/kidney-stones/basics/prevention/con-20024829 en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  11. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (2011). Vulvodynia. Frequently Asked Questions (FAQ 127). Washington, DC: Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos [arriba]
  12. Brown, C. S., Wan, J., Bachmann, G., & Rosen, R. (2009). Self-management, amitriptyline, and amitriptyline plus triamcinolone in the management of vulvodynia. Journal of Women's Health, 18, 163-169. [arriba]
  13. Foster, D. C., Kotok, M. B., Huang, L . S., Watts, A., Oakes, D., Howard, F. M., et al. (2010). Oral desipramine and topical lidocaine for vulvodynia: A randomized controlled trial. Obstetrics & Gynecology, 116, 583-593. [arriba]
  14. Brown, C. A controlled trial of gabapentin in vulvodynia: Biological correlates of response. NIH Project 1R01HD065740-01A1. [arriba]
  15. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (2011). Vulvodynia. Frequently Asked Questions (FAQ 127). Washington, DC: Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos [arriba]
  16. Reed, B.D. (2006). Vulvodynia: Diagnosis and management. American Family Physician, 73, 1231-1238. [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM