Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Cómo diagnostican los médicos la vulvodinia?

La vulvodinia tiende a diagnosticarse sólo cuando se descartan otras causas de dolor vulvar, como una infección o las enfermedades cutáneas. Para diagnosticar la vulvodinia,1 un médico podría recomendar a la mujer realizarse análisis de sangre para evaluar los niveles de estrógeno, progesterona y testosterona. El médico también podría realizar una prueba con un hisopo de algodón, con el cual hace delicadamente presión en varios lugares de la vulva y le pide a la paciente que califique la intensidad del dolor. Si alguna zona de la piel luce sospechosa, podría analizarse con más profundidad con una especie de lupa o mediante la obtención de una muestra de tejido para una biopsia.

Dado que la vulvodinia suele ser un diagnóstico por exclusión, puede ser difícil y llevar tiempo diagnosticarla. El proceso de diagnóstico pude ser especialmente problemático para las mujeres sin seguro médico, ya que podrían no contar con los recursos necesarios para recibir la atención necesaria para excluir las muchas posibles causas del dolor. Además, a algunas mujeres podría costarles hablar sobre el dolor o buscar tratamiento.

Investigadores patrocinados por el NICHD investigan cómo evaluar y entender mejor el dolor en la vulva. Algunos han propuesto trazar una especie de mapa del dolor para identificar qué nervios podrían estar involucrados.2 Algunos investigadores creen que en la vulvodinia y el síndrome de vestibulitis vulvar hay una disfunción en los caminos que procesan el dolor.3,4


  1. NICHD. (2011) Research plan on vulvodynia. Obtenido el 30 de marzo de 2012 de http://www.nichd.nih.gov/news/releases/Documents/Vulvodynia_Plan_Final2.pdf en el contenido de Inglés (PDF-682 KB) [arriba]
  2. Tu, F. F., Hellman, K. M. , & Backonja, M. M. (2011). Gynecologic management of neuropathic pain. American Journal of Obstetrics & Gynecology, 205, 435-443. [arriba]
  3. Tu, F. F., Hellman, K. M. , & Backonja, M. M. (2011). Gynecologic management of neuropathic pain. American Journal of Obstetrics & Gynecology, 205, 435-443. [arriba]
  4. Zhang, Z., Zolnoun, D. A., Francisco, E. M., Holden, J. K., Dennis, R. G., & Tommerdahl, M. (2011). Altered central sensitization in subgroups of women with vulvodynia. Clinical Journal of Pain, 27, 755-763. [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM