Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Cuántas mujeres tienen o corren riesgo de tener preeclampsia?

Se desconoce la cantidad exacta de mujeres que desarrollan preeclampsia. Algunos científicos y profesionales de la salud estiman que la preeclampsia afecta a entre el 5% y el 10% de todos los embarazos a nivel mundial. Las tasas son más bajas en los Estados Unidos (aproximadamente el 3% al 5% de las mujeres), pero se estima que representa entre el 40% y el 60% de las muertes maternas en los países en desarrollo.1 En estos países, los trastornos relacionados con la presión arterial alta son la segunda causa de nacimiento de niños muertos y muerte neonatal temprana.2

Además, el síndrome HELLP se presenta en entre el 10% y el 20% de todas las mujeres con preeclampsia grave o eclampsia.3

Factores de riesgo de la preeclampsia

La preeclampsia suele aparecer principalmente en el primer embarazo. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de una mujer incluyen4:

  • Presión arterial alta crónica o enfermedad renal antes del embarazo
  • Presión arterial alta o preeclampsia en un embarazo anterior
  • Obesidad
  • Mujeres menores de 20 o mayores de 35 años
  • Mujeres embarazadas con más de un feto
  • Mujeres afroamericanas
  • Antecedentes familiares de preeclampsia

Según la Organización Mundial de la Salud, en las mujeres que tuvieron preeclampsia, entre el 20% y el 40% de sus hijas y entre el 11% y el 37% de sus hermanas también tendrá el trastorno.5

La preeclampsia es más común en las mujeres con antecedentes de determinados problemas de salud, como las migrañas6, la diabetes7, la artritis reumatoide8, el lupus9, la esclerodermia10, las infecciones del tracto urinario11, las enfermedades de las encías12, el síndrome del ovario poliquístico13, la esclerosis múltiple, la diabetes gestacional y la anemia drepanocítica.14

La preeclampsia también es más común en los embarazos que son el resultado de la donación de óvulos, la inseminación con semen de donante o la fecundación in vitro.


  1. Omole-Ohonsi, A., & Ashimi, A. O. (2008). Pre-eclampsia—A study of risk factors. Nigerian Medical Practitioner, 53, 99–102. Obtenido el 10 de julio de 2012 de http://www.ajol.info/index.php/nmp/article/viewFile/28935/38075 en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  2. Ngoc, N. T., Merialdi, M., Abdel-Aleem, H., Carroli, G., Purwar, M., Zavaleta, N., et al. (2006). Causes of stillbirths and early neonatal deaths: Data from 7993 pregnancies in six developing countries. Bulletin of the World Health Organization, 84, 699–705. [In Lim, K. H. (2011). Preeclampsia. Obtenido el 21 de mayo de 2012 de http://emedicine.medscape.com/article/1476919-overview en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  3. PubMed Health. (2011). HELLP syndrome. Obtenido el 21 de mayo de 2012 de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0001892 en el contenido de Inglés [arriba]
  4. Zamorski, M. A., & Green, L. A. (2001). NHBPEP report on high blood pressure in pregnancy: A summary for family physicians. American Family Physician, 64, 263-271. [arriba]
  5. Lim, K.-H., & Ramus, R. M. (2011). Preeclampsia. Obtenido el 31 de julio de 2012 de http://emedicine.medscape.com/article/1476919-overview en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  6. Sanchez, S. E., Qiu, C., Williams, M. A., Lam, N., Sorensen, T. K. (2008). Headaches and migraines are associated with an increased risk of preeclampsia in Peruvian women. American Journal of Hypertension, 21, 360–364. [arriba]
  7. Rosenberg, T. J., Garbers, S., Lipkind, H., Chiasson, M. A. (2005). Maternal obesity and diabetes as risk factors for adverse pregnancy outcomes: differences among 4 racial/ethnic groups. American Journal of Public Health 95, 1545–1551. [arriba]
  8. Lin, H. C., Chen, S. F., Lin, H. C., Chen, Y. H. (2010). Increased risk of adverse pregnancy outcomes in women with rheumatoid arthritis: a nationwide population-based study. Annals of the Rheumatic Disease 69, 715–717. [arriba]
  9. Clowse, M. E. B. (2007). Lupus activity in pregnancy. Rheumatic Disease Clinics of North America, 33, 237. [arriba]
  10. Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés) (10 de agosto de 2012). High blood pressure in pregnancy. Obtenido el 10 de agosto de 2012 de http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/heart/hbp/hbp_preg.htm en el contenido de Inglés [arriba]
  11. Conde-Agudelo, A., Villar, J., Lindheimer, M. (2008). Maternal infection and risk of preeclampsia: systematic review and metaanalysis. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 198: 7-22. [arriba]
  12. Sibai, B. M. (2012). Hypertension. In S. G. Gabbe, J. R. Niebyl, J. L. Simpson, & M. B. Landon (Eds.), Obstetrics: Normal and problem pregnancies (6th ed.). Philadelphia: Saunders. [arriba]
  13. Veltman-Verhulst, S. M., van Rijn, B. B., Westerveld, H. E., Franx, A., Bruinse, H. W., Fauser, B. C., et al. (2010). Polycystic ovary syndrome and early-onset preeclampsia: reproductive manifestations of increased cardiovascular risk. Menopause, 17, 990-996. [arriba]
  14. Fundación de la Preeclampsia. (2012). FAQs. Obtenido el 10 de julio de 2012 de http://www.preeclampsia.org/health-information/faqs en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM