Skip Navigation
  Print Page

Los conductores están ocupados en otras actividades aproximadamente un 10 por ciento del tiempo

Skip sharing on social media links
Share this:

Un estudio de los Institutos Nacionales de Salud ("NIH") y de la Virginia Tech revela que los riesgos de chocarse son más altos para los adolescentes

Jueves, 2 de enero de 2014

consulte título

Tanto los conductores adultos como los adolescentes se distraen peligrosamente el 10% del tiempo. Pero, los CONDUCTORES JÓVENES están MÁS PROPENSOS A CHOCARSE.

Los conductores comen, buscan el teléfono, envían mensajes de texto, o de alguna manera retiran la vista del camino aproximadamente 10 por ciento del tiempo cuando manejan, según un estudio que utilizó la tecnología del video y sensores en el vehículo.

Según los investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud y de Virginia Tech, los riesgos de conducir distraído fueron más grandes para los conductores adolescentes que recientemente habían obtenido su licencia, los mismos que tuvieron mayores probabilidades que los adultos de resultar involucrados en un choque o cuasi accidente por enviar mensajes de texto o por estar ocupados en tareas secundarias a conducir.

“Cualquier cosa que desvíe la vista del conductor puede ser peligroso”, dijo uno de los autores, Bruce Simons-Morton, Ed.D., M.P.H., del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, el instituto de los NIH donde se realizó el estudio.  “Pero, nuestro estudio revela que estas prácticas que distraen la atención son especialmente arriesgadas para los conductores principiantes porque aún no han desarrollado un criterio de seguridad detrás del volante”.

Este estudio de conductores realizado en los alrededores de Washington, D.C. y del sudoeste de Virginia, se publicó el 2 de enero del presente en la revista científica New England Journal of Medicine.

Se encontró que los adultos experimentados tuvieron más del doble de probabilidades de chocarse o tener un cuasi accidente al marcar un teléfono celular que cuando no tuvieron que marcar y conducir, pero no se incrementó su riesgo al ocuparse con otros tipos de actividades secundarias a conducir. 

Sin embargo, los investigadores encontraron que conducir distraído aumentaba substancialmente los riesgos para los nuevos conductores. Al comparar cuando estos no estuvieron ocupados en actividades secundarias, los conductores  adolescentes principiantes tuvieron:

  • Ocho veces más probabilidades de chocarse o de tener un cuasi accidente al marcar,
  • de siete a ocho veces más probabilidades al buscar un teléfono u otro objeto,
  • casi cuatro veces más probabilidades al enviar mensajes de texto, y
  • tres veces más probabilidades al comer. 

Hablar por teléfono celular no aumentó el riesgo entre los conductores adultos ni adolescentes.  Sin embargo, ya que hablar por teléfono celular implica primero buscar el teléfono y contestarlo o marcarlo, lo cual aumenta enormemente el riesgo, los autores del estudio concluyeron que sus resultados respaldan programas para obtener licencias de conducir que restrinjan el uso dispositivos electrónicos, especialmente entre conductores principiantes.  Ellos también enfatizaron la necesidad de educar acerca del peligro de conducir distraído.

Citando estudios anteriores, los investigadores observaron que aproximadamente el 6 por ciento de los conductores tienen entre 15 y 20 años de edad.  Más aún, estos conductores más jóvenes están involucrados en el 11 por ciento de los accidentes con víctimas mortales y en el 14 por ciento de los choques que resultan en lesiones.  Los autores del estudio concluyeron que estos datos y sus resultados indican que la distracción parece ser un contribuyente importante al aumento de riesgo de choque.

El Dr. Simons-Morton colaboró con la autora principal Sheila G. Klauer, PhD; Feng Guo, PhD; Suzie E. Lee, PhD; y Tom A. Dingus, PhD; todos del Instituto de Transporte de la Virginia Tech en Blacksburg, y Marie Claude Ouimet, PhD, quien ahora se encuentra en la Universidad de Sherbrooke en Canadá.

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron los videos de cámaras instaladas en los coches de aproximadamente 150 conductores.  Cerca de una cuarta parte de los conductores fueron principiantes con licencias activas por no más de tres semanas.  Los conductores restantes tenían 20 años de experiencia en promedio, con edades entre 18 y 72.

Las filmaciones se hicieron cada vez que los coches se ponían en movimiento, durante un período de 12 a 18 meses.  Los sensores registraron la aceleración, frenadas repentinas o giros bruscos, desviaciones de carril y otros datos.

Cuando se produjo un choque, o los conductores tuvieron un cuasi accidente, los investigadores documentaron si los conductores habían estado distraídos.  Identificaron eventos en los cuales los conductores hablaban, llamaban o buscaban un teléfono celular, trataban de alcanzar algún otro objeto en el coche, ajustaron la temperatura del coche o los controles del radio, comían, bebían, se distraían mirando a un choque o alguna otra cosa fuera del coche, o ajustaban el espejo, el cinturón de seguridad o la ventana del coche.  Los investigadores también compararon la frecuencia de estas actividades cuando se produjo un choque o un cuasi accidente con la frecuencia de estos durante momentos de conducción sin incidentes.

“Nuestros datos apoyan la tendencia actual de aplicar restricciones al envío de mensajes de texto y al uso del teléfono celular en los vehículos”, dijo el Dr. Simons-Morton.  “A medida que aparecen nuevas formas de tecnología para los coches, es importante que los conductores no se sientan obligados a contestar cada llamada o mensaje de texto.  Para la seguridad de los jóvenes conductores, los padres pueden modelar este hábito cuando estén detrás del volante, y también deben aconsejar a sus hijos que esperen hasta que el vehículo se detenga antes de tomar la llamada, incluso cuando sea de mamá o papá”.

###

Acerca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD): El NICHD patrocina investigaciones sobre el desarrollo, anterior y posterior al nacimiento; salud materna, infantil y familiar; asuntos de reproducción biológica y demográficos; y la rehabilitación médica. Para más información, visite el sitio web del Instituto: http://www.nichd.nih.gov.  

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): Los NIH, conforman la agencia médica de investigación nacional que incluye 27 Institutos y Centros, siendo un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EEUU. Los NIH conforman la principal agencia federal que realiza y apoya la investigación básica, clínica, y la investigación médica aplicada; e investiga las causas, los tratamientos, y las curaciones para enfermedades comunes y raras. Para más información sobre NIH y sus programas, visite: http://www.nih.gov.

Last Updated Date: 01/02/2014
Last Reviewed Date: 01/02/2014

Contact Information

NIH News
NICHD Press Office
301-496-5133
Vision National Institutes of Health Home BOND National Institues of Health Home Home Storz Lab: Section on Environmental Gene Regulation Home Machner Lab: Unit on Microbial Pathogenesis Home Division of Intramural Population Health Research Home Bonifacino Lab: Section on Intracellular Protein Trafficking Home Lilly Lab: Section on Gamete Development Home Lippincott-Schwartz Lab: Section on Organelle Biology